Sexo

6 Maneras en las que tu dieta afecta tu vida sexual

By

on

Muchas cosas pueden afectar tus erecciones: malos hábitos, fumar y ciertos medicamentos, pueden ser culpables de los problemas que sufres debajo del cinturón.

Pero ¿hay algo más que debas tener en cuenta? Sí, una dieta poco saludable. Lo que comes, cuánto comes y qué tan seguido lo haces puede afectar tus niveles de energía, el flujo sanguíneo y las hormonas, todos factores que pueden influir en tu desempeño sexual.

Piénsalo, hay muchos alimentos que te ayudan a conseguir una erección, tener esperma saludable y a aumentar tus niveles de testosterona. Así que, naturalmente, habrá otros alimentos, situados en el otro extremo del espectro, que pueden afectar tu vida sexual.

Aquí te dejamos seis maneras en las que tu dieta afecta tu vida sexual y exactamente qué puedes hacer para evitarlo.

1/ COMES DEMASIADAS PORQUERÍAS

“Un corazón saludable es igual a sexo saludable,” asegura la médico Jamin Brahmbhatt, urólogo en Orlando Health. Como ocurre con cualquier rutina de ejercicio, un desempeño de 10 en la cama requiere de fuerza, resistencia y potencia. En otras palabras, cualquier hábito alimenticio que es malo para el gimnasio, es malo para tu vida sexual.

De hecho, cuando tu corazón está en problemas, digamos, hay una arteria bloqueada, puede restringir el flujo sanguíneo de tu pene, preparando el camino para la disfunción eréctil.

Una dieta alta en grasas no saludables y azúcares añadidos puede exacerbar el problema. “Es bien sabido que los hombres obesos tienen menores niveles de testosterona,” explica el doctor Brahmbhatt, la hormona que es el combustible de tu deseo sexual. Esto no significa que todos los tipos pesados tienen bajos niveles de testosterona, sin embargo, te encuentras en mayor riesgo si el número de tu báscula comienza a subir.

 

¿El remedio? Come alimentos enteros, ricos en nutrientes y haz, al menos, 150 minutos de ejercicio a la semana, sugiere el doctor Brahmbhatt. “Todo lo que ayude a disminuir la cantidad de grasa en tu cuerpo puede ayudar a aumentar tus niveles de testosterona,” agrega. “Mientras más capaz seas de tolerar la actividad física y el ejercicio, es más probable que seas capaz de realizar sesiones de sexo más largas y poderosas (en el buen sentido de la palabra)”.

2/ PREFIERES EL DESCAFEINADO

Puede que tu café mañanero influya más en tu desempeño en la cama de lo que crees. Esto se debe a que tu ingesta de cafeína puede tener impacto en tu flujo sanguíneo. En un estudio preliminar de la Asociación Americana del Corazón de Estados Unidos, la gente que consumió una taza de café con cafeína (típicamente unos 100miligramos de cafeína) experimentaron un aumento del 30 por ciento en su flujo sanguíneo, durante los siguientes 75 minutos, en comparación con quienes tomaron café descafeinado.

Los investigadores creen que la cafeína puede mejorar la función de tus vasos sanguíneos y reducir la infamación, ambas buenas noticias para tu corazón.

Esto significa que tu pene podría salir beneficiado también. “La salud sexual mejora en buena medida si el flujo sanguíneo lo hace,” indica el médicp Joshua Gonzalez, urólogo especializado en medicina sexual en Los Angeles, debido un buen flujo sanguíneo es igual a mejores erecciones.

Aunque el estudio está lejos de ser concluyente como para convertir a tu café en una alternativa al viagra, sí sugiere que tomar descafeinado puede no ser la mejor opción. El sexo ya es algo complicado cuando se está cansado, así que esa taza extra de cafeína puede ser lo que necesitas para mejorar tu desempeño.

3/ BEBES DEMASIADO ALCOHOL

Existen estudios científicos que respaldan el hecho de que el alcohol afecta tu desempeño sexual. Sí, el alcohol puede relajarte lo suficiente para tener la confianza de invitarle un trago a la más guapa del bar, sin embargo, beber de más significa que tendrás problemas si consigues llevarla a tu departamento, agrega el doctor Brahmbhatt.

Esa ronda de shots afecta tu erección de varias maneras. El alcohol es un depresor, así que puede “disminuir las sensaciones de la estimulación sexual y alterar el flujo sanguíneo dentro y fuera del pene”, explica la doctora  Brahmbhatt. Además, mientras tengas alcohol en tu sistema, tu cuerpo priorizará su expulsión sobre tu erección.

Beber en exceso puede disminuir tus niveles de testosterona, mientras incrementa los de estrógeno, lo que aplasta tu deseo sexual, apaga tu estado de ánimo y hace más difícil alcanzar el orgasmo, incluso si logras tener una erección, asegura el doctor Brahmbhatt.

“Beber en exceso” usualmente se define como ingerir más de cuatro tragos al día o más de 14 por semana, según el Instituto Nacional del Abuso del Alcohol de Estados Unidos. La investigación también sugiere que el alcoholismo crónico puede dañar permanentemente las células en los testículos, lo que puede tener un impacto negativo más adelante en tu habilidad para tener hijos.

“No hay una cantidad de alcohol ‘segura’ para tener una erección”, asegura el doctor Gonzalez. “Regularmente le digo a mis pacientes que mientras más beban, más difícil será para ellos mantener una erección. Un trago probablemente no afectará al hombre promedio, pero mientras más alcohol se consume, más aumenta el riesgo de afectar la erección”.

Vete temprano del bar y apégate al límite recomendado de dos tragos por día.

4/ OBEDECES A TU CUERPO CUANDO TIENE ANTOJO DE AZÚCAR MUY SEGUIDO

El azúcar es un asesino de la vida sexual. Primero, “las dietas altas en azúcar impactarán tu salud cardiaca en general,” explica el doctor Gonzalez, lo que a su vez afecta la salud de tu pene.

El azúcar también disminuye tu deseo sexual, reduciendo tus niveles de testosterona. En un estudio de 2013, publicado en Clinical Endocrinology, los investigadores midieron los niveles de testosterona en hombres de entre 19 y 74 años, luego de comer 75 gramos de azúcar, el doble de la ingesta diaria recomendada para los hombres. Ellos vieron un decremento de en promedio 25 por ciento en los niveles de testosterona, los que permanecieron bajos por hasta dos horas.

Finalmente, no olvides el bajón de azúcar, indica el doctor Gonzalez. “Si ingieres algún alimento con alto contenido de azúcar y te duermes inmediatamente después, estarás más fatigado.” Esto se debe a que el azúcar puede activar conmutadores en el cerebro, desactivando las neuronas que te ayudan a mantenerte alerta y activando las que te hacen sentir adormecido.

En lo posible, apégate al azúcar que consumes de manera natural, como el que contienen las frutas. Tratándose del azúcar añadido, como el que encuentras en los refrescos, la Asociación Americana del Corazón de Estados Unidos recomienda a los hombres no comer más de 36 gramos al día.

5/ COMES PORCIONES GIGANTES

Servirte demasiada comida en el plato puede afectar tu desempeño en la cama, asegura el doctor Brahmbhatt. No solo provoca aumento de peso, sino que también te prepara para una disminución de energía importante.

“Si comes de más, especialmente carbohidratos, puede que te sientas demasiado cansado para hacer cualquier cosa que no sea tirarte en el sofá,” explica. Además de sentirte pesadísimo por la cantidad de comida, si esta comida consiste en carbohidratos refinados (pan blanco o cereales con azúcar, por ejemplo) tendrás un aumento de azúcar en la sangre. Tu cuerpo tratará de pelear contra esto bombeando más insulina y esto a su vez te hará sentir incluso más cansado.

Así que, si sabes que quieres tener acción más tarde, trata de comer con más frecuencia durante el día, en vez de empujarte una cena gigantesca. En vez de tres comidasenormes, trata de comer cuatro o cinco pequeñas, llenas de proteína y de carbohidratos complejos llenos de fibra, como avena, quinoa y vegetales.

6/ TE VOLVISTE VEGANO

Una dieta vegana puede tener algunas consecuencias involuntarias en la cama. A pesar de los muchos beneficios de comer más frutas y verduras, eliminar los productos de origen animal significa que es más probable que desarrolles una deficiencia de vitamina D, lo que puede significar malas noticias para tu pene.

De hecho, la deficiencia de vitamina D es una de las primeras cosas que el doctor Gonzalez busca cuando tiene un paciente luchando contra la disfunción eréctil.

¿Por qué? La falta de vitamina D puede aumentar el riesgo de disfunción eréctil, según un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine. Cuando no obtienes suficiente de este nutriente, es posible que tu cuerpo no produzca suficiente óxido nítrico, un compuesto que los vasos sanguíneos necesitan para funcionar al máximo.

La buena noticia es que puedes aumentar tu consumo. El Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos recomiendan consumir al menos a 600 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día, sin embargo, muchas organizaciones sugieren más que eso. Para tener un pene saludable, “la mayoría de los pacientes con deficiencia deberían tomar entre 2000 y 5000 UI de vitamina D3 si se encuentran”, agrega.

Lo mejor que puedes hacer es obtener suficiente luz solar, pero esto puede ser difícil. Es difícil obtener la vitamina D de forma natural a través de la comida, pero no imposible. Pescados grasos como salmón y atún, huevos, leche fortificada y queso son buenas opciones. Las plantas no lo son, es posible que no estés obteniendo la suficiente, así que consulta con su médico si sospechas que tus niveles de este nutriente son bajos. Él o ella pueden idear un plan para encontrar una dosis que se adapte a tus necesidades y potencialmente recomendar un suplemento.

Recommended for you

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *