Carmen Electra fue uno de los símbolos sexuales de los 90 y parte de la década de 2000. Su look personificaba el ideal de belleza de la época: cuerpo torneado, bronceado y pelo en tonos cálidos.