Dominicano

La condena de ser pobre en RD

By

on

“La Rubia” a sus 54 años ha hecho de todo en su vida, menos prostituirse. Se hizo bachiller a puro esfuerzo; se ha leído todos los libros de medicina natural que le han caído en la mano y conoce remedio casero para todas las dolencias. Pasados sus 40 se llegó hasta preparar como masajista profesional; fue cocinera en un restaurante chino; trabajó como doméstica en casas de familia; echaba días planchando, limpiaba tumbas en el cementerio y cuando la cosa se le puso tan agria como la peor de las piñas, tiraba mezcla y blocks en una construcción de su barrio. Yo lo vi, no me lo contaron. Continuar

Recommended for you

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *